Si hoy te encuentras en esa posición en la cual, de alguna forma, te sientes víctima del entorno, porque no se escuchan tus ideas, no respetan tus decisiones ni tus límites, entonces es momento de revisar frente a ese espejo… donde te estás irrespetando tu.

Pregúntate…
Para qué callas tu opinión?
Siempre esperas que los otros decidan?
Qué esperas evitar al callar tu punto de vista?
Necesitas que los demás te validen?
Temes ser como alguien más de tu entorno?

Detrás de toda conducta, hay una intención positiva… Cuál es la tuya?

Pin It on Pinterest

Share This