No sentir … Nos pasó a muchos…
Y sigue pasando.

En mi caso, fue mi mecanismo de defensa por años.

Abandono, abuso sexual, humillaciones, no encontrarte en ningún lado y muchas cosas más me llevaron a esconder lo que sentía. Digamos que en algún punto me cansé de mostrar mi vulnerabilidad y decidí callar, ocultar y continuar.

Dejé de sentir … todo era en automático. Si venía una emoción, buscaba que hacer para distraerme y no sentirla.

Me ocupé una y otra vez, primero de los demás y de último, si sobraba tiempo y dinero… de mi.

Eso fui por más de 30 años… no conocí otra forma de defenderme y si, funcionó… me ayudó a sobrevivir pero quedé programada de esa forma y aún y cuando no necesitaba defenderme ni ocultarme, lo seguía haciendo, hasta que… llegó una Fibromialgia a decirme… ALTO! Mírate… vive, siente.

Y a ti? Que te llevó a revisarTE?

Pin It on Pinterest

Share This