Primeras semanas

Muchas veces me han preguntado cómo fue mi embarazo… si me sentí muy mal, si los síntomas se agudizaron o si tenía algún riesgo más allá de lo que implica el hecho de estar embarazada.

Les comento… las primeras 12 semanas fueron de muchos síntomas, pero de los más comunes… nauseas y sueño  el no tan común y un poco peligroso fue un sangrado que tuve tipo periodo que duro cerca de 21 días por lo que me recetaron progesterona.

Semana 12

Luego de la semana 12 esos síntomas desaparecieron y empecé a sentirme ESTUPENDA  estaba de un ánimo increíble los síntomas que venía arrastrando por 20 años o más… se esfumaron! Fue realmente maravilloso  pude disfrutar de mi barriga y la consentidera.

En mi control de cada mes, todo estaba genial. No presenté nada extraño… hasta la semana 34 fue así… luego en mi control de la semana 37 (2 semanas antes de la fecha pautada para la cesárea) mis doctores, si… doctores! Me controlé con 2 , notaron que de la semana 34 a la 37 mi bebé (aún no se sabía el sexo) no había subido ni un gramo de peso.

Eso los alertó y esa noche, el control fue casi a las 10 de la noche, decidieron practicar la cesárea al día siguiente debido a que el cordón umbilical se estaba adelgazando y dejar al bebé un día más era correr el riesgo de daño fetal.

Cita: 6 am.

Entrada a quirófano: 7 am.

Regreso a la habitación: 12:30 pm.

Mi hija nació pesando 2.200 y la neonatologa decidió entregármela para que hiciera de mamá canguro en casa y que le diera pecho tantas veces como fuera necesario.

Una semana después Paula pesaba 1.950 pero en el control ella me explicó que eso era normal… que de allí en adelante iba a recuperar peso.

Hice mi trabajo… me dediqué de lleno a alimentarla física y emocionalmente… que se sintiera amada, cómoda y feliz y así… poco a poco ella llegó al peso regular.

Regresaron los síntomas

Los síntomas regresaron y esta vez más fuertes (llega el diagnóstico). Paula tenía casi 7 meses de nacida y para esos días ocurrieron un par de eventos que me movieron emocionalmente y me llevaron a tocar fondo. En adelante todo era de mucha lucha… no podía ni cargarla y eso me ponía peor.

Me desgastaba demasiado darle pecho por lo que mis médicos recomendaron que dejara de amamantar pero yo no quería hacerlo así que contra prescripción médica lo seguí haciendo.

Le di pecho hasta los 18 meses pues allí noté que no aguantaba mas… era mucha falta de energía y taquicardias así que con mucha tristeza deje de lactar.

Justo allí empecé a enfocarme mas en un trabajo que, desde el diagnostico ya venía haciendo y a los pocos meses empecé a notar una gran mejoría.

Si quieres saber mas de mi proceso de invito a seguirme en mis redes sociales y canal de youtube.

Pin It on Pinterest

Share This