La adopción

Fortuna… esa es la palabra que asocio con la adopción.

De las cosas más grandiosas que he vivido es tener 2 madres

Una que me dió la vida, que me amó y me ama a su manera, como aprendió, pero que no pudo quedarse a mi lado. Ella decidió otra cosa (también tiene su historia)… y otra que decidió por mi. Ella decidió quedarse conmigo y me amó como aprendió, hasta el último de sus días.

Ambas con un amor inmenso dentro de sus estructuras. Amor diferente, pero amor.

Amor

Cuando nos tomamos el tiempo de indagar un poco sobre la historia de nuestra madre, muchas cosas toman sentido. Ahí empezamos a entender y aceptar mas su decisiones y OJO, esto no significa que las aprobemos, simplemente entendemos y aceptamos todo lo que hay. Deja de existir el juicio pues sabemos que detrás de ese actuar… hay una historia.

Es necesario dejar de ver a nuestras madres como héroes, que si bien, en nuestra niñez nos da mucho soporte y seguridad, en la adultez, cuando vemos los altos y bajos, cuando somos capaces de ver las consecuencias de las decisiones, es necesario verlas como lo que son… seres humanos!

Todos venimos a este mundo con una parte de nuestra historia marcada, esa que nos heredan nuestros ancestros y con el paso de los años nos vamos cargando de mucho mas… en su mayoría de cosas que no pedidos y con las que nos obligamos, por lo general, a mantenernos enganchados.

Es necesario entender, que puedes agradecer y dejar lo que no te funciona y quedarte con lo que a tu ser, le aporta

Esto fue fundamental para yo entender, aceptar y agradecer este proceso.

Así lo veo

Alguien me preguntó si en algún momento he sentido que merezco o necesito compasión por haber sido criada por una mujer que no me trajo al mundo🧐 , por la adopción, mi respuesta inmediata fue, PARA NADA. Soy un ser afortunado, mi madre no podía tenerme con ella y llegó alguien para hacerlo… llegó alguien que decidió cumplir con la otra parte del ser madre.

Se puede ser más afortunado en la vida?

2 mujeres maravillas decidieron tenerme… con sus luces y sombras, con sus miedos, experiencias, creencias y limitaciones pero decidieron tenerme. Una para traerme al mundo y la otra para acompañarme a transitar una parte de el y dejarme herramientas para cuando ella no pudiera estar.

La adopción es ese milagro maravilloso llamado amor. 

Gracias madres por decidir estar… en sus tiempos y con sus formas pero ahí estuvieron.

Las amo! 

Pin It on Pinterest

Share This