Las emociones y el sistema inmune.

Nuestro cuerpo está preparado para registrar y vivir con tensiones emocionales puntuales, agudas pero no crónicas.

Cuando te mantienes atado a una emoción, ese estrés desequilibra tu sistema inmune y eso da paso a muchas enfermedades.

Las emociones son la base de todo.

Por esta razón es muy importante alcanzar el bienestar emocional.

Ahora, si ya estás en una situación de desequilibrio pues llega la enfermedad y está puede ser tu maestra o tu excusa.

Si vienes de una vida de victimismo y donde el sufrimiento es tu modo de vida pues cuando la enfermedad llega es tu EXCUSA perfecta para esa vida. Ahora podrás gritarle al mundo que te sientes mal, triste, que has tenido mala suerte, que nadie te entiende, que pobre de ti porque estás enfermo. Tienes tal patología.

El otro escenario… vienes de una vida de victimismo y sufrimiento, llega el diagnóstico y empiezas a buscar el para qué? Empiezas a entender cómo funciona tu cuerpo, lo escuchas… das vuelta a todo y dices… que tengo que aprender de esto? Que debo modificar? Empiezas a hacerte responsable pues entiendes que es tu vida y solo tu puedes hacer algo para empezar a vivir en bienestar.

Es ahí donde la enfermedad se convierte en la guía para ver qué cosas no están donde deberían y con el solo hecho de hacerte consciente de eso, empieza el cambio… OJO, empieza! Es mucho lo que debes transitar para recuperar el equilibrio pero ya estás en el camino.

Ahora cuéntame… Cómo te ves hoy? Estás en equilibrio? Hay alguna cronicidad? Estás viendo la enfermedad con excusa o como maestra? 

Pin It on Pinterest

Share This