Apaga el ruido exterior y escúchate!

Y en esta oportunidad no hablo de meditar, hablo de disfrutar del silencio y la soledad para que veas y sientas lo que tienes para decirte.

Necesitamos ese momento con nosotros mismos.

¿Y para qué lo necesitamos?

Para autoconocernos y aligerar todo eso que el mundo nos carga.

Siempre estamos rodeados de personas o conectados por el mundo digital y al mismo tiempo traemos una serie de creencias que nos heredaron y aún y cuando no nos sentimos cómodos con esa forma de ver o vivir las cosas pues seguimos ahí, precisamente por esa falta de conexión con nuestro ser. Busquemos esos momentos necesarios para escucharnos y reconocernos.

Se que algunos dirán… «no tengo tiempo para eso», «no creo que lo necesite», «estoy bien como estoy» y así otra serie de argumentos para justificar no pasar tiempo solos.

Yo los invito a intentarlo… no se imaginan todo lo que pueden llegar a descubrir de estos momentos y no… no necesitas horas diarias para ello. Puedes tomar una vez a la semana ese espacio en que sólo te dediques a escucharte.

Si no consigues un espacio en tu día para hacer esa conexión contigo entonces aprovecha cuando hagas algo en tu hogar.

Un buen momento es, por ejemplo, cuando te toca limpiar y ordenar. Ah! Pero ya va… nada de música alta y escandalosa, puedes llegar a colocar una música suave y a bajo volumen, eso invitará a un momento de reflexión.

Aligera tus espacios y tu ser.

Yo se que muchos por aquí se toman un día a la semana para esas labores y si no lo haces… que esperas? Es algo maravilloso porque puedes sacarle mucho provecho. No solo limpias y aligeras tus espacios si no que también lo haces con tu ser.

Cuando descubras lo bien que esto te hace, será algo para ti, innegociable.

Feliz día bellezas.

Pin It on Pinterest

Share This